miércoles, 10 de octubre de 2007

Políticamente incorrecto

Leo en uno de esos links que hay en este blog, en la columna de la izquierda ("La Ilustración Liberal"), la publicidad de algo que se da en llamar "Guía políticamente incorrecta del Islám y de las cruzadas". Si pinchamos ahí podremos ver una serie de libros, entre los que también está una "Guía políticamente incorrecta del calentamiento global" lo que me ha impelido a reflexionar sobre un tema que tenía pendiente desde hace algún tiempo: los conceptos de corrección e incorrección política. Son dos términos que se empezaron a usar hace poco tiempo, creo que hace unos 10 años aun no los había oído nunca. Ahora sin embargo su empleo es muy frecuente, pero en su uso hay una particularidad muy curiosa: Se emplean para inducir exactamente lo contrario de lo que pretenden significar. Por ejemplo, cuando una persona dice a otra "menganito es una persona políticamente muy correcta" en realidad le está previniendo de que menganito es un falso, que tenga cuidado con él, que es alguien de lo que difícilmente se puede esperar nada bueno. Está claro que a la primera persona menganito no le cae muy bien. En cambio, si hubiera dicho "ayer vi la película X, me pareció políticamente muy incorrecta" en realidad lo que está diciendo es "vete a ver esa película, ya verás que risas te vas a echar".

Cuando algo queda marcado como políticamente incorrecto, se convierte pues en exactamente lo contrario a lo que cabría esperar de tal marca, ese algo será lo políticamente correcto en el entorno donde esa marca hace valer su peso. Será pues algo obligatorio no solo de conocer, sino también de gustar ¿Estamos entre ateos? Leo Bassi es políticamente incorrecto, así que es un genio. ¿Estamos entre cristianos? entonces el no va más es la "Guía esa políticamente incorrecta del Islám" a la que me refería antes (no la he mirado, pero me apostaría cualquier cosa a que lo que dice del Islam no son maravillas).

E inversamente, algo que sea "políticamente correcto" habrá que evitarlo a toda costa, o, en caso de que sea inevitable, decir claramente a uno que no le gusta. La expresión se empleará para reafirmarse ante el grupo.

Resumiendo, algo marcado como "políticamente correcto" pasa a significar en el fondo lo que en superficie parecería querer significar la expresión contraria, y viceversa. Una forma pues de hipocresía. ¿Tal vez también de pensamiento débil?

4 comentarios:

Montag dijo...

Falso de toda falsedad. El pensamiento políticamente correcto no es relativo a cada ideología; no depende del credo político de uno.

Y es que ese 'pensamiento' tiene alguno más de diez años ya que fue invento de la marxista escuela de Frankfurt y de su 'Teoría Crítica'.

Esa 'Teoría Crítica' no 'criticaba' al comunismo o al anarcosindicalismo sino que 'criticaba' precisamente a la llamada cultura occidental que identifica como una forma de fascismo represor.

Todo lo políticamente correcto es aquello que niegue, o relativice, los valores tradicionales de la cultura occidental.

Más concretamente el pensamiento políticamente correcto tiene su origen en un panfleto de Marcuse titulado "La tolerancia represiva".

Y no me extenderé más ya que si me extiendo que quedo sin poder zampar. Si quieres por la noche seguimos con el tema.

Saludos.

Herodoto dijo...

Tal vez no me he explicado bien. Cuando se emplea la expresión "políticamente correcto" (expresión que no he visto ni en Marcuse ni en Adorno, los dos representantes de la escuale de Frankfurt que conozco algo) se hace siempre con ánimo peyorativo. Nadie dice "Eso es políticamente correcto" para animar al otro a conocer "eso". Al contrario, si quieres animar a otra persona a conocerlo, tienes que decir "has de ver eso, que es muy políticamente incorrecto.

Por supuesto, lo que uno considera realmente correcto o no dependerá de su entorno, pero luego, cuando le toque describirlo, tendrá que decir exactamente lo contrario. Si lo considera correcto, lo llamará "políticamente incorrecto" y viceversa.

Si en una web losantiana lees sobre una "guía políticamente incorrecta del Islám" ya sabes, sin necesidad de mirar nada más, que esa guía será contraria al Islám. Pero si la "Guía políticamente incorrecta del Islám" es mencionada en rebelión.org y sitios por el estilo, entonces el contenido del libro será exactamente el contrario.

En 1984, en el final del libro, tenemos esto:

En relación con el nuestro, el vocabulario de la neolengua era mínimo, y continuamente inventaban nuevos modos de reducirlo. Desde luego, la neolengua difería de la mayoría de otros lenguajes en que su vocabulario se empequeñecía en vez de agrandarse. Cada reducción era una ganancia, ya que cuanto menor era el área para escoger, más pequeña era la tentación de pensar. En definitiva, se esperaba construir un lenguaje articulado que surgiera de la laringe sin involucrar en absoluto a los centros del cerebro. Este objetivo se explicita francamente en la palabra de neolengua haNapato, que significa «cuacuar como un pato»; como otras palabras de neolengua, baWpato era de significado ambivalente. Si las opiniones cuacuadas eran ortodoxas, sólo implicaban alabanza y cuando el Times se refería a uno de los oradores del Partido como a un dobleplusbum cuacuador estaba emitiendo un caluroso y valioso cumplido.(*)

(*) por supuesto, si el "cuacuador" es un enemigo del partido, la palabra significará todo lo contrario, un insulto.

Montag dijo...

Que el Basi de marras critique al cristianismo es algo políticamente correcto independientemente sea cual sea la parroquia a la que se dirija.

Tanto es así que los señores de las de derechas no utilizan la expresión, no la hacen propia. Cuando se refieren a ella lo hacen con la conceptualización de la siniestra, que es la negación de los valores del occidente capitalista.

Fíjese bien que hablan de "Guía políticamente incorrecta del Islam" porque criticar al Islam es considerado políticamente incorrecto. Están utilizando significado y significante de la siniestra frankfuriana.

Porque es marcusiano el tema, le repito. La contradicción en sus términos que es la "tolerancia represiva" fue la génesis de ese "pensamiento".

Según Gramsci la cultura occidental puede permitirse tolerar otros discursos porque no resultan una amenaza al resultar ahogados por el discurso dominante.

Con esa cultura tan mala malísima se termina imbuyendo a la sociedad en la idea de que los valores occidentales son algo intrínsecamente negativo.

Y, muy importante, impidiendo su defensa.

Todo lo que sea defender la cultura occidental capitalista o criticar las no occidentales es...sí, políticamente incorrecto.

Estamos hablando de ingeniería social. Es eso y nada más que eso. Orwell lo vio muy bien.

Pero no es neolengua porque se sigue, si se fija, exactamente el proceso contrario. No reducen sino que generalizan a terminología abstracta que no tiene significación formal más allá de lo que ha escrito un señor en un libelo. A veces ni eso como pasa con el tan manido "neoliberalismo".

Mire la "tolerancia represiva". Absurdo que solo encuentra significado en las elecubraciones marxistoides, y por ende locoides, de Marcuse.

Y la cultura occidental se impuso porque vale. O vale más que otras. Además el marxismo también es cultura occidental.

Pero el marxismo no vale. Esos son cuatro tarados a los que se les cayó un muro encima y que sobreviven gracias a la propaganda basada en la autocomplacencia moral y a la perversión del lenguaje.

Saludos.

Herodoto dijo...

Mañana te respondo, hoy he tenido fiesta y no estoy en condiciones, a saber lo que me saldría.

Saludos