lunes, 2 de junio de 2008

Un argumento contra la legalización de la prostitución

El problema de la prostitución femenina es con frecuencia planteado en unos términos muy sencillos, términos en los cuales la situación puede parecer muy clara. Son estos: Cuando una mujer se prostituye, las dos únicas personas involucradas son la prostituta y el cliente. Ambos actúan de mutuo acuerdo (en caso contrario hablaríamos de una violación, no de prostitución) y por tanto ambos se creen mutuamente beneficiados de la transación de dinero por sexo.

Si incluimos a un tercer agente, el proxeneta, la situación no cambiaría sustancialmente. La prostituta y el proxeneta negociarían también de mutuo acuerdo las condiciones de trabajo de la prostituta.

Con este enfoque, parece que pudiéramos cambiar la palabra "prostituta" por la correspondiente para cualquier otra actividad remunerable y no habría aparentemente ninguna razón para que el Estado tuviera que interferir, por ejemplo prohibiendo tal actividad.

Pero sí la hay. En este asunto hay más agentes involucrados que los actuales proxenetas, prostitutas y clientes. Cualquier mujer es potencialmente una prostituta. Aquellas que siéndolo potencialmente deciden no ejercer la prostitución también se van a ver afectadas por una regulación de la prostitución, pues tal regulación no tendría como único efecto incrementar las posibilidades de actuación de las mujeres. También incrementa las posibilidades de actuación de los proxenetas. Incluso, ¿por qué no?, un empleador que necesite una secretaria podría exigir que, como parte de su trabajo, se acostara con el empleador durante la última de las horas laborales. Si encuentra a alguna mujer que acepte tal trabajo será porque ambos, de mutuo acuerdo, se consideran mutuamente beneficiados.

Aquí subyace un problema de fondo, y es que la idea de la "libertad" en abstracto es de una gran belleza, pero como siempre ha pasado con las ideas cuando éstas se han exaltado hasta la aberración, en su nombre son sacrificadas personas que nunca las han valorado o que, incluso valorándolas, no tienen capacidad real para hacer un uso efectivo de tan bellos ideales.

Así, en nombre de una abstracta libertad sexual, hoy en día es permitida una muy concreta esclavitud en el conocido como "primer mundo".

10 comentarios:

Anónimo dijo...

Con eliminar al proxeneta de esa terna, solucionado. Después que cada cual venda su mercancía como pueda o quiera; al fin y al cabo, ¿qué hacen sino prostituirse las honestas amas de casa que se alimentan y se visten de sus hombres a cambio de unas obligaciones conyugales?

Montag dijo...

La cosa es tan sencilla Herodoto como que los progres habéis sacado parte de vuestra moralina de la Iglesia. El Big-Bang de vuestro chachibombipiruli universo es consecuencia de una extraña mezcolanza entre Kant y los Diez Mandamientos. Por ello la prostitución para vosotros es 'explotación' porque os parece, según vuestra moral que creéis 'laica' y 'avanzada' pero que en este caso realidad es la del cura del pueblo de la España profunda, algo indigno.

Pero no, no es indigno ni vejatorio. Solo es un poco, o un mucho, asqueroso porque sabe Dios qué puedes agarrar. Y es que ya en el Siglo de Oro algunos escolásticos salmantinos soltaron una gran verdad: si no hay extrema necesidad el trato es justo.

Teniendo en cuenta que no miles, sino millones de personas (incluidas millones de mujeres inmigrantes) se ganan la vida con otros menesteres considero que quien a esas labores se dedica, salvo casos excepcionales, lo hace porque lo considera justo.

Si planteas la prohibición estás planteando una cosa terrible: que uno no es dueño de su cuerpo. Ergo los dueños serán entonces los garantes de la virtud estatalistas.

Esos que van a putas día sí y día también y encima lo hacen, ¡oh maravilla!, con nuestro dinero.

Saludos.

Montag dijo...

Esclavitud en el Primer Mundo dices...¡Copón! Digno de Telecinco.

Herodoto dijo...

Anonimo, ojalá la cosa fuera tan sencilla como prohibir el proxenetismo. Si así lo fuera, probablemente estaría de acuerdo contigo.

En España la prostitución no es ilegal. No está regulada, pero ilegal no es. Como leí una vez, nada impide a una prostituta registrarse como autónoma de "masajista" y luego dar "masajes" cuya naturaleza solo le interesa a ella y a su cliente.

Pero el proxenetismo sí es ilegal. Esto, sin embargo, no impide que el pais esté lleno de prostíbulos que, sin embargo, no funcionan precisamente como cooperativas.

Herodoto dijo...

Montag, no estoy seguro de cómo tomarme el que me llames progre. Me gustaría saber exactamente qué quieres significar cuando dices eso, pues a mi siempre me ha parecido una palabra de significado muy volatil. Respecto a tu respuesta, iré por puntos:

1) Muchos tambien calificados habitualmente como progres están a favor de la legalización de la prostitución. Esos ¿Están más influidos por Kant o por los 10 Mandamientos?

2) Yo no considero explotación la prostitución. Yo considero explotación ciertas formas de prostitución.

3) Fachas y "liberales" suelen considerar que cualquier cosa que suena a "progre" es por necesidad mala. Yo, por mi parte, considero que muchas cosas provenientes del cristianismo en general y del catolicismo en particular son positivas. Entiendo que esa es la diferencia entre dogmatismo y apertura de mente de que hablabamos unos posts más abajo.

4) La iglesia es por lo general contraria a las relaciones sexuales fuera del matrimonio. No me consta que una vez sobrepasado este punto (el matrimonio) la prostitución tenga un plus de pecaminosidad. Más bien me parece que no, pues la iglesia poco ha dicho contra formas parecidas a la prostitución que en ocasiones se dan dentro del matrimonio.

5) Tampoco yo considero la prostitución como algo indigno ni vejatorio. Más que los "progres", suelen ser fachas o "liberales" los que emplean la palabra "puta" de un modo peyorativo, cuando pretenden insultar a una mujer.

6) Nadie es dueño de su cuerpo para hacer con él lo que le venga en gana. Nadie salvo un dictador absoluto, tipo "faraón egipcio" o algo así. Así pues los límites hay que ponerlos. La cuestión está en dónde, pero de que hay que ponerlos no hay duda.

7) Que los estatistas garantes de la virtud se vayan de putas es algo que nada tiene que ver con la argumentación que he presentado. Tambien los garantes esos admiten con cierta frecuencia sobornos de empresas inmoviliarias y no por eso uno va a estar en contra de que el estado prohiba tales cosas.

8) No es en tele5 donde se ha inventado el concepto de "trata de blancas"
http://es.wikipedia.org/wiki/Trata_de_blancas

Montag dijo...

1) Progre es aquel que vota a Zp. ¿La razón? Zapatero se dice progre ergo...

2) Hoy en día no conozco yo a ningún progre que defienda tal cosa. Han identificado falazmente prostitución con explotación y ahora explotan el filón de la liberación femenina del machista yugo opresor.

3) Si no es explotación (como no lo es en la mayoría de los casos) entonces desconozco el motivo por el cual no se debe legalizar.

4) Para la Iglesia la prostitución SÍ que tiene un plus de pecaminosidad. Y bastante importante.

5) Que uno no es ni ha de ser dueño de su cuerpo es la cosa más abracadabrante que te haya leído nunca. No imagino yo una forma más clara, más redonda de esclavitud, que afirmar otros señores han de responsabilizarse del cuerpo de uno.

Y es que la peor esclavitud, la peor de todas, es la esclavitud voluntaria Herodoto.

Saludos.

Herodoto dijo...

¿No conoces a ningun progre que defienda tal cosa? pues date una vuelta por el foro de Marni. Mientras que el falangista de lobe-man dice haberle gustado mi artículo, el ¿progre? (pongo "progre entre interrogantes pues no estoy seguro de que haya votado a Zp, condición al parecer necesaria y suficiente) de DrSolaris aboga por la legalización.

Y el decir que ha de haber límites para la propiedad, incluso la propiedad del cuerpo, no es cosa para escandalizarse, Montag. Creo que ninguna legislación del mundo (y desde luego, no del mundo desarrollado) permite la venta libre de los propios órganos. Y si ninguna legislación lo permita, tan estrambótica la cosa no será.

Para finalizar, aclarar una cosa. Yo no estoy en contra de la legalización de la prostitución. Tampoco estoy a favor. Es un tema en el que tengo dudas, pero creo que he sabido desarrollar una argumentación interesante. Por supuesto, tambien sería capaz de desarrollar argumentos a favor de la legalización, ocurre que serían argumentos ya demasiado trillados.

Montag dijo...

¡Ah bueno!, si lo dice el Dr. Solaris entonces es que sin duda existe una corriente de opinión progre favorable al asunto. No es la Escuela de Frankfurt el Dr. Solaris pero ya es algo.

¿Pero qué me estás contando, alma de Dios...?.

Y sí, el Estado pone límites. Claro que los pone. Otra cosa muy diferente es que deba ponerlos. Otra cosa es que el cuerpo de uno no le pertenezca a uno y sí al Papá-Estado.

Yo no sé a ti pero a mí me espanta pensar lo que pueda hacer Zp con el mío.

Herodoto dijo...

Temo que la gran mayoría de los que llamas "progres" no hayan leído jamás a ninguno de los miembros de la escuela de Frankfurt. Temo incluso que la gran mayoría preguntarían si el tal Frankfurt juega en el Bayern de Munich. Pero que un buen número de gentes pertenecientes, pudiéramos decir, a la "izquierda indefinida" son favorables a la legalización de la prostitución, es algo de lo que no me cabe ninguna duda.

Eso no sería de todos modos un argumento ni a favor ni en contra de la legalización de la prostitución, salvo para aquellos que consideran que todo lo que huela a progre es por necesidad falso. Es simplemente la constatación de una realidad.

Anónimo dijo...

como mujer siento que la legalización de la prostitución es simplemente la legalización de comercializar con la mujer como producto, es decir, somos cosificadas. Vale decir que cada cual es libre de hacer con su cuerpo lo que quiere, pero si nosotros mismos perdemos la "humanidad" y nos convertimos en objetos intercambiables, realmente no sé si en algún momento podremos hablar de la dignidad de la persona y aún llamarnos seres humanos.