miércoles, 18 de junio de 2008

Sobre la naturaleza del bien

Bien: Amor a la verdad y a la vida.

Amor: reconocimiento de la belleza y deleite en él.


Es de señalar que presuponemos que hay belleza en la verdad y en la vida. Tambien que un acto no es bueno unicamente por estar motivado por el bien. Es además necesario que dicho acto sea conveniente al fin perseguido (entiendo que todo acto persigue un fin).

Aclaraciones:

Con "amor a la verdad" quiero decir que mentir es un acto malvado. Dar a conocer la verdad es, por el contrario, un acto bueno siempre que esté motivado por el amor a la verdad.

Con "amor a la vida" no me refiero a aferrarse a toda costa a cualquier forma de vida. La muerte tambien forma parte de la vida. En ciertas circunstancias se puede matar por amor.

Una cultura (o cualquier otro ámbito) en la que no se ame la verdad o la vida es intrínsecamente mala. Por tanto lo bueno es precisamente acabar con ella o, al menos, con ésta parte de ella.

6 comentarios:

Montag dijo...

¿Y este arrebato espiritual a qué se debe?.

Herodoto dijo...

¿No opinas que el izquierdismo actual no es más que una degeneración del cristianismo? Pues eso es lo que hago, remantando la tarea xD.

Hablando más en serio, estoy experimentando. Lo que he escrito me parece correcto, pero tambien me parece que le falta "solidez". Tal vez las réplicas me ayuden a afinar mis ideas. En particular me gustaría mucho conocer la opinión de irichc sobre esto.

Picaud23 dijo...

Si es una degenaración total,sobre todo cuando quieren dar derechos humanos a los simios.
http://www.libertaddigital.com/noticias/kw/proyecto_gran_simio/kw/noticia_1276333042.html

Herodoto dijo...

picaud23, recuerdo que me decías cuando escribí sobre la semana santa zamorana, cito textualmente:

"Es que los odia tanto,que no puede dejar de hablar de ellos."

Aplicate el cuento. Tanto odio no puede ser bueno.

Picaud23 dijo...

Ya te digo,a ver si haceis algo para que no os odie.
Va a ser dificil ya te lo digo de antemano.

irichc dijo...

Hola, Herodoto.

Yo definiría el bien como la verdad (la suma de lo pensable) y el amor como la mutua correspondencia que ambos tienen (nada malo es verdadero, nada verdadero es malo). Una especie de Trinidad.

Sabes que soy leibniziano y que no doy al mal metafísico ningún crédito. Es jugar con las palabras el decir que el mal es "menor bien", o el llamar "malo" a lo que es de la mejor manera. Existe la imperfección, pero el único mal "strictu sensu" es la mentira, en particular el autoengaño.

En lo tocante a la belleza y a la vida, también las identifico. La belleza es forma, y otro tanto la vida, estando en contraposición con la hylé aristotélica. La belleza sería la multiplicación del bien, que los cristianos asocian a la Creación.

Ahora bien, "amar a la vida" me parece una expresión demasiado vaga. El amor es el fundamento del orden, no el de la moral. La moral humana no puede erigirse sólo sobre la verdad, tarea que acometió Sócrates tan heroica como inútilmente. Ha de tomar pie en la vergüenza, que es el miedo de sí mismo.

Nadie que se tema a sí mismo puede confiar en otro igual, de donde deriva la propensión hombre a divinizar su entorno. El pecado original está en la raíz del pecado de idolatría. Al contrarrestarse en la historia esta tendencia, abogando por la igualdad a modo de capa basal de toda política y de toda ética (democracia), se diviniza a la especie de la que formamos parte. Es a fuerza de obviar nuestra falibilidad de individuos o de grupo que nos condenamos a postrarnos de nuevo.

Lo que no entendemos no lo poseemos. Sin consciencia de la sinrazón, la razón es instrumento del diablo. De nada nos sirve llamarnos hombres cuando nos atribuimos lo que no nos atañe y olvidamos lo que nos pertenece. No hay camino medio entre someterse a la verdad y someterse a la mentira.