lunes, 23 de junio de 2008

La directiva de la vergüenza

He condenado anteriormente en este mismo blog a la socialdemocracia como una ideología falsa. Un intento de izquierdismo degenerado a conservadurismo por la falta de estímulos materiales (como era la existencia del socialismo marxista). La realidad es tozuda, y recientemente hemos asistido a la aprobación de una vergonzosa directiva por parte del parlamento europeo con el beneplácito del PSOE. Según tal directiva, una persona podrá ser recluida durante 18 meses sin haber violado ley alguna. El criterio para someter a una persona a esa reclusión será su lugar de nacimiento y su "falta de colaboración".

Que un partido que pretenda calificarse como "izquierdista" firme esto es una vergüenza. Se han pervertido totalmente las palabras, pues el motivo de ser de la izquierda es precisamente la abolición de privilegios, y no su conservación.

2 eurodiputados socialistas, sin embargo, rompieron la disciplina de voto y votaron como debería hacer en conciencia un auténtico izquierdista. Son Josep Borrell y Ramón Obiols. otro más, Martín Grau, se abstuvo. Los 3 diputados están siendo investigados por la directiva del PSOE y presumiblemente serán sancionados por su indisciplina.

Tambien el Partido Liberal Europeo ha dado su aprobación a este recorte de libertades. Y aun hay quien se queja de que se les llame "liberales" con comillas.

La izquierda debe renacer.

7 comentarios:

zprisima dijo...

Por encima de celestiales concepciones que se puedan aplicar a los problemas por parte de la izquierda ideológica, está el hecho de que ser ilegal no es ser legal. Se les dispone en centros de acogida mientras se tramita su proceso de expulsión por ser ilegales.Hasta ahora, a muchos les valía la escasa oferta en política exterior, para formar parte de una economía sumergida basada precisamente en la explotación y la ilegalidad.Por tanto, todos los pasos que permitan regular la situación de un extranjero es lo correcto. Ha tardado tiempo el PSOE en darse cuenta de que las mamonadas al respecto chocan frontalmente con la resolución de los problemas consecuencia de nefastas gestiones. Bueno en realidad llevaba mucho tiempo dándose cuenta de ello, pero vamos que mejor engañar y fomentar la anestesia entre los ideológicos, que decir la verdad sobre lo que se debe hacer.más vale centrarse en la realidad que hacerse pajas mentales sobre lo divino y humano.

Asi pues, de vergüenza nada.

Herodoto dijo...

Bueno, zprisima, a lo mejor tu estarás de acuerdo y te parecerá algo así como una "necesidad imperante" el permitir retener a una persona durante 18 meses. A mi me parece una monstruosidad.

Miedo me da preguntartelo, pero lo haré. ¿Donde estaría, según tu, el límite? ¿admitirías la creacción de guetos? ¿campos de concentración? ¿por qué limitarse a 18 meses? ¿tal vez 5 años? ¿10?

zprisima dijo...

Pues a mi me arece correcto. A ese "ilegal" ni se le gasea, ni se le corta las uñas de los pies, ni se le da golpes por haber nacido, simplemente su situación no es legal y ampliar el periodo para permitir su repatriación es lo más sensato. Estos centros de acogida no son cárceles ni campos de concentración y seguramente serán hoteles de cinco estrellas para muchos de ellos. Ni se vulneran los derechos humanos ni nada parecido, simplemente se intenta conseguir devolver a su pais de origen a una persona que a entrado de forma ilegal. Y mientras se consigue, se le alimenta a cargo del estado, a cargo de tus impuestos y de los mios. Lo malo sería que a ese sñor se le soltase sin pena ni beneficio para seguir engordando las cifras de la explotación por parte de empresarios con costes mínimos y seguro que esa situación para cualquier izquierdista que se precie, no es la soñada ni la defendida. La otra opción es darle los papeles, y al siguiente también, y al otro también... y venga... visiones happyflowers y negación del problema.

Herodoto dijo...

En fin, zprisima... ¿qué decir? Gracias por tu respuesta. Cuando se les gasee, se les corte las uñas, o se les den palizas gratuitas, ya se que los progres happyflowers podremos contar contigo. Espero que para entonces, si llega ese momento, no hayas endurecido tu postura.

Por cierto, me ha parecido entender que te resulta algo molesto el pagarles la comida y el alojamiento en esos hoteles de 5 estrellas con tus impuestos mientras estan "retenidos". Tengo una solución que tal vez sea de tu agrado: Obligarles a trabajar para pagar su sustento.

zprisima dijo...

evidentemente no has entendido nada. Vienes aquí diciendo que es trmendísimo eso de privar de libertad a unos señores que entran de un modo ilegal en tu pais. Nos presentas un sistema que es malísimo y trata muy mal a esa gente, a la que según tú, deberíamos de permitirles la libre circulación aún cuando el pais que les recibe ha mostrado los limites de la capacidad solidaria. Y yo te digo que no, que este pais ni los otros que aprueban esas leyes malísimas e insolidarias dan todas las facilidades de manutención para esa gente que viene de un modo ilegal.Se les trata bien y simplmente se les procura los mecanismos para devolverles al sitio de donde vienen y eso por mucho que tu entendimiento no lo entienda, es lo justo. Aqui no hay privaciones de libertad ni gilipolleces de esas, solo hay leyes de control y regulación de un problema.

Herodoto dijo...

Claro, retener a una persona contra su voluntad hasta que colabore o pasen 18 meses, nada tiene que ver con privaciones de la libertad ni gilipolleces de esas. Dónde habré metido yo mi entendimiento...

zprisima dijo...

Claro, dejar libre a una persona que ha entrado de forma ilegal,luego no se ajusta a las leyes de imigración del pais debe de ser lo correcto. Nada de retenerle, ni preguntarle de donde viene, ni devolverle a su pais, ni nada de nada... y como él otros diez millones más... o veinte...o los que quieran venir, que más dará. Lo importante son las ideas, confundir filosofias liberales de papel metiéndole la vena progre a dolor.Lo importante, el hombre y su libertad de circular, por encima de la legalidad, de las leyes que protegen o juzgan,de los problemas sociales, capacidades de absorción laboral, economías...
El hombre y su demagogia.
En fin.