lunes, 16 de junio de 2008

La dignidad de ser

La dignidad esencial del ser humano no está en función de nada que éste pueda hacer, sino en función de lo que es.

La dignidad humana es el reconocimiento de la cualidad esencial y natural del hombre: el reconocimiento de ser hombre. No hay que hacer nada para ganársela, se tiene, sin más. Tampoco hay que hacer nada para ganarse la dignidad de ciudadano, está implicita en la ciudadanía. Solo hay que reconocerla.

Hay que reconocer que cualquier hombre es digno porque el hombre es un fin en sí mismo y por tanto lo que hubiera que hacer para merecer esta dignidad, ya está hecho.

En el reconocimiento de esta dignidad está la base de la justicia y de los derechos humanos.

Escrito por LunaBruna
.

12 comentarios:

Herodoto dijo...

(sí, ya se, todo esto, cristianismo degenerado)

Montag dijo...

Me has quitado las palabras de la boca. Esa basura que has pegado es el Catecismo del Padre Ripalda en versión laica...todo ser humano es digno porque es ser humano. ¡Hala!, 'yastá' todo demostrado, Dr. Manolo.

¡¡¡Falso!!!. No hay dignidad a priori. Son nuestros actos los que nos hacen dignos o indignos. ¿O me pretende decir esa señora que La Juana, la asquerosa Juana, es digna porque es humana?.

Herodoto dijo...

¿Demostrado? Aquí se ha expuesto un principio, no se ha elaborado ninguna demostración.

Te respondo con otra pregunta. Esa asquerosa Juana, ¿es indigna porque no es humana?

Montag dijo...

Sí, pero un principio circular: un ser humano es digno porque la dignidad es intrínseca a la humanidad.

O lo que es lo mismo: creyó esa señora decir algo cuando realmente no dijo nada.

Fuera de lo humano no existe ni dignidad ni indignidad Herodoto. Un perro no puede ser ni digno ni indigno.

Pero un ser humano sí puede ser indigno. Te repito que son nuestros actos los que nos hacen dignos o no.

Herodoto dijo...

Montag, pues para no haber dicho nada, bien que te has soliviantado al leerlo. ¿No será que sí ha dicho algo, pero ese algo te resulta repugnante?

Sí, ha dicho algo. Ha dicho que existe una cualidad en el ser humano a la que ha dado en llamar "dignidad". Que esa "dignidad" es la base de los derechos humanos. Que esa "dignidad" no es una cuestión de grado, sino que se tiene o no se tiene. Y que todo hombre la tiene por el mero hecho de ser hombre.

Y eso incluye no solo a "La Juana", sino a seres aun más monstruosos.

Montag dijo...

Hombre...es que los razonamientos circulares soliviantan a cualquiera.

"Ha dicho que existe una cualidad en el ser humano a la que ha dado en llamar "dignidad". Que esa "dignidad" es la base de los derechos humanos. Que esa "dignidad" no es una cuestión de grado, sino que se tiene o no se tiene. Y que todo hombre la tiene por el mero hecho de ser hombre."

Existe una cualidad que tienen los hombres. ¿Por qué? pues porque son hombres y todos los hombres la tienen.

Además, como es exclusiva de los hombres, y como todos los hombres la tienen, la indignidad simplemente no existe.

Metafíscas absurdas. Puro éter. La esencia divina pasada por el tamiz del laicismo y del humanismo divagante.

zprisima dijo...

Joder, me he estado descojonando de lo lindo con el "Obligaciones lingüísticas (I)" de Stalin vive.Genial.

irichc dijo...

Schultz se burlaba de la dignidad del hombre poniéndola en boca de Snoopy, pero en favor de los perros. Deberían recomendar material parecido en la facultad de teología. Evitaríamos, sí, razonamientos circulares como éste.

La dignidad actúa como contrapeso de la vergüenza, que es signo de la verdadera esencia del hombre: distinguir entre el bien y el mal. Sentir vergüenza es saberse inferior a sí mismo, pero es también saberse alguien. Se formaliza este autoconocimiento propio de nuestra especie al afirmarse que el hombre ha de aspirar a ser igual a sí mismo para ser digno. Sólo quien es capaz de reconocer la justicia -viéndose como potencial culpable y, por tanto, como sujeto a obligaciones morales- merece un trato justo.

Lo que el texto citado se olvida de decir, pues, es que la dignidad, aunque no se pueda hacer, se deshace muy fácilmente. Basta con dejar de ser útil al colectivo que la reconoce, desertando por voluntad propia de su ética y convirtiéndose definitivamente en bestia.

Cuando el darwinista reduce al hombre a un grado más en la escala de la animalidad perturba el fundamento tácito de todo sistema jurídico racional, y toma un mayor partido que el que cabría esperar de la pretendida asepsia de sus palabras.

Herodoto dijo...

irichc supongo que a ti el "razonamiento" de Lunabruna te resulta circular porque no recurre a Dios para fundamentar tal dignidad, ¿me equivoco?

Me gustaría saber tu opinión sobre mi post "La naturaleza del bien". Estoy muy interesado en ella.

irichc dijo...

Yo tampoco he recurrido a Dios, si me lees, porque hablaba de los deberes mundanos. He apelado al alma o al individuo, instancia no menos metafísica por cierto. Ser responsable significa ser igual a uno y, por tanto, ser uno antes que ser miembro de un grupo (cuerpo social, especie, etc.); ser obediente a una fuente de derecho heterónoma a nuestra consciencia implica limitar mi responsabilidad, y por tanto también mi dignidad, a los casos que fije el ordenamiento.

No es que el Derecho necesite explicitar tales presupuestos psicológicos, pero si nuestra cultura los obvia hasta el punto de contradecirlos (como se hace cuando se difumina la frontera entre el hombre y el bruto) quedamos a merced de cualquier tirano con poder para legislar.

Dime dónde encontrar ese escrito tuyo.

irichc dijo...

El razonamiento de Lunabruna me resulta circular porque resume la dignidad del hombre en su habilidad para llamarse digno. No como un conocimiento, sino como un "reconocimiento" que uno mismo se atribuiría al modo narcisista. Igual que Snoopy.

Herodoto dijo...

¿Entonces crees que la dignidad del hombre reside en su alma? En ese caso tu opinión no diferiría en la práctica de la de LunaBruna, pues llamar a alguien "desalmado" simplemente es una hipérbole.

El post del que me interesa tu opinión lo tienes en este mismo blog, con fecha de ayer:

http://hoy-no-ha-pasado-nada-importante.blogspot.com/2008/06/definicin.html