domingo, 30 de septiembre de 2007

Theo Jansen

Hace años que no veo la televisión. Las aletheias previo pago y los cotilleos de portera me resultan tan obscenos que le he cogido mucho asco a las telepantallas. El problema de esta manía es que, muy de cuando en cuando, algo interesante seguro retransmiten en forma de programa, peliculoide...o anuncio.

Sí, anuncio. A veces un minuto de buena publicidad vale por mil marujadas y trescientos Wyomings.

Y algo muy interesante que retransmiten, y que me he perdido hasta hace muy pocos días, es a Theo Jansen y a sus criaturas. Jansen es un artista holandés protagonista de un anuncio de la BMW -por eso le conozco- creador de auténticas maravillas que denomina esculturas cinéticas con materiales tales como cañas, botellas de plástico o cartones, y que en su mayoría adquieren su cinetismo gracias a la acción del viento.

Y digo en su mayoría porque la que les muestro a continuación, el Rhinoceros Transport, hay que empujarla. Pesa dos toneladas así que no es para menos.

Sencilla ingeniería elevada a arte.

2 comentarios:

Herodoto dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Herodoto dijo...

Asombroso.