lunes, 17 de septiembre de 2007

Necesito una tila

Hace unos días comenté aquí cierta terrorífica sentencia expelida por un señor que responde al nombre de Victorino Mayoral y que ocupa la presidencia de la fundación encargada de confeccionar los temarios del engendro 'Educación para la Ciudadanía'.

Bien, pues he aquí que el aparatchik no solamente no se arrepiente de haber soltado la asignatura en cuestión existe para contrarrestar los valores del neoliberalismo (que es como denominan los neopopulistas al liberalismo de toda la vida), sino que va cien codos más allá y en la radio se permite despotricar contra la libertad individual y contra todos aquellos que la defienden tildándoles de egoístas.



Un espanto espantosísimo. Las palabras del kamarada komisario socialista son propias de un gerifalte no ya de un régimen autoritario, sino directamente totalitario. Tanto es así que parece esté haciendo méritos para que le nombren ministro.

Y yo, visto lo visto del futurible ministro, me pregunto qué enfermedad padece nuestro país para permitir sean tan inmundas gentes las que le gobiernen.