miércoles, 22 de agosto de 2007

El mar es fe


El mar es fe

Estuvo una vez lleno, envolviendo la tierra

Yacía como los pliegues de un brillante manto dorado


Pero, ahora, solo escucho


Su retumbar melancólico, prolongado, lejano,


En receso, al aliento


Del viento nocturno, junto al melancólico borde


De los desnudos guijarros del mundo.


(Matthew Arnold)