lunes, 10 de diciembre de 2007

Glan Helmano

Materializada la distopía orwelliana: 220.000 cámaras en la ciudad china de Shenzhen por la que transitan doce millones de almas como anticipo al control total sobre la población de ese país.

Veinte mil de esas cámaras conectadas a un sistema informático que reconoce los caracteres faciales y que es capaz de identificar a quien se está enfocando. Abundando en la distopía, Glan Helmano ha dispuesto que los ciudadanos de Shenzhen porten carné con chip incluido en el que se recogen todos los datos personales imaginables.

Por supuesto esa información también constará en las bases de datos de la autoridad que, gracias a los ojos que todo lo ven, hasta podrá saber si tal o cual día el tío que saluda a cámara con cara de bobo comió tallarines con gambas o cerdo agridulce.

Las disculpas-justificaciones del Partido Comunista Chino las obviaremos precisamente por obvias: delicuencia, inmigración y demás milongas, cuando deberían decir control absoluto de un Estado dictatorial sobre la población.

Glan Helmano...te vigila

Se habla mucho de Castro, de Chávez, del Iranio del Uranio... pero de esto, ¡oh maravilla!, o no se habla o no se habla tanto.

Casi nadie se queja no ya de las camaritas, sino de las continuadas violaciones de los Derechos Humanos en China. Casi nadie alza la voz por dos motivos: por los buenos negocios que se tienen con ese país y porque en occidente se espera que, a base de capitalismo, mute la marxista estructura y se imponga la superestructura democrática.

Desde el liberalismo económico esperan llegar al político, como ocurrió en Taiwán.

Nos va mucho en que lo consigan, pero hay precios que no se pueden pagar.

8 comentarios:

Herodoto dijo...

leo que la ciudad de Shenzhen tiene un poco menos de 5 millones de habirantes (llega hasta los 8 millones si incluimos el municipio completo), así que nos sale la cosa a casi una cámara por cada 20 habitantes. Mucha cámara me parece, no se si fiarme de la noticia. Que nadie quiera ver detras de esta opinión ninguna simpatía por mi parte hacia la tiranía china. De todos modos, dando la noticia por buena, lo que me parece más inquietante no son las cámaras, sino esos inquietantes carnets de identidad electrónicos.

Tampoco es mi intención comparar China con España, pero al leerte he recordado una foto de lo más graciosa que tomaron no hace mucho en barcelona...

http://rosengart.de/gallery/d/1119-2/PIC00017.jpg

Herodoto dijo...

Por cierto, y tambien dando por buena la noticia. Yo creo que aparte de las razones que das para que los paises occidentales no critiquen cosas como esta hay otra más, y es que me da a mi que en muchos gobiernos estarán para sí pensando "qué buena idea..."

Montag dijo...

Es que si no fuesen muchas cámaras gracia el asunto no tendría ninguna...

Y por supuesto que por aquí a muchos se les ponen los dientes largos con las camaritas chinas.

No hay más que contemplar la estampa que muestras: el colmo del surrealismo.

Luego dice Carod que Catalonia is not Spain...

Shankara dijo...

Herodoto: en la poco próspera Rumanía de Ceaucescu había un informante por cada 23 ciudadanos, y teniendo en cuenta lo baratitas que deben de salir y el empleo que generan, es muy posible. Además, servirá como modelo de prueba para exportar a otras urbes.

Herodoto dijo...

Shankara, me gustaría saber en qué fuentes te basas cuando dices eso, para saber si son fiables y para saber lo que debo entender por "informante".

Shankara dijo...

Under the regime of Nicolae Ceauşescu, the Securitate employed some 11,000 agents and a half-million informers. (By way of comparison, as of September 2001, the CIA numbered about 18,000 employees.
Craig S. Smith, "Eastern Europe Struggles to Purge Security Services"
(Puedes verlo en la Wikipedia)
Me extraña que me preguntes qué es un informante. Una definición no académica podría ser algo así como un espía de la sociedad civil, alguien en cuya presencia todo lo que digas o hagas será usado en tu contra, los ojos y oídos de la policía política en todos los ámbitos de la vida de un ciudadano, etc.

Herodoto dijo...

No es que desconfie de tí, Shankara, en absoluto lo hago, sino de todos los intermediarios por los que pasa la noticia hasta que llega a tí. De tu definición podría desprenderse que informador es todo buen ciudadano en un estado de derecho (forzando un poco las palabras, pero solo un poco).

¿Hablamos de medio millón de personas que estaban en nómina del estado? ¿O que en algún momento específico se les pidió que colaboraran con la policía (tal vez incluso con amenazas)? ¿o que efectivamente colaboraron con la policía?

Imagina un delincuente que al atravesar un pueblo es reconocido por sus habitantes, los que lo retienen y avisan a las autoridades hasta que lo recogen. El delito cometido puede ser o un asesinato o hablar libremente de las maldades del comunismo. ¿En qué circunstancias consideramos "informadores" a lo habitantes de ese pueblo?

Espero que haya quedado claro por qué me resulta muy ambigua la palabra esa.

Shankara dijo...

Creo que sólo puede ser ambigua en la medida en que el término 'estado totalitario' lo sea también.
http://www.elpais.com
/articulo
/internacional/ninos/espias/
camarada/Ceausescu/elpepuint
/20060730elpepiint_12/Tes