viernes, 21 de diciembre de 2007

Contra la propiedad intelectual

Muchos somos los que creemos que el de "propiedad" no es un derecho natural. En realidad muchos pensamos que ni siquiera existe tal cosa de los derechos naturales, sino que todos los derechos son fruto del resultado de la batalla entre las distintas fuerzas que actúan en la sociedad. En sociedades primitivas de cazadores-recolectores tal derecho es prácticamente inexistente. Es cuando surge la agricultura cuando empieza a hablarse de propiedades. Y nada parecido a la propiedad intelectual surge hasta muchísimo después. Cuando los griegos escribían sus libros de historia, filosofía, tragedias,... sencillamente el concepto de "propiedad intelectual" no existía. Tampoco durante la época romana ni en la edad media, hasta donde yo sé. Fue con el descubrimiento de la imprenta cuando la gente empezó a preocuparse de tales cosas, y es que la distribución masiva de libros se conformó como una forma de enriquecimiento para sus autores en la medida en que éstos podían controlar tal distribución.

Resumiendo: son las condiciones materiales las que determinan la cosa esa de la "propiedad intelectual".

Bien, pues con los modernos medios masivos de transmisión de información (básicamente, internet) las condiciones materiales han vuelto a cambiar. Ya no existe forma material alguna en la que los autores puedan controlar la distribución de su obra. Chapuzas como la SGAE no sirven para esto, pues no pueden controlar quién copia, ni qué ni cuando. Así están las cosas, así que no se diga que "habría que hacerlo [compensar a los autores] de una forma u otra". No hay que hacerlo. Y si se hace es únicamente porque la clase política actúa de espaldas a los ciudadanos.

También quiero añadir que muchos somos los que estamos en contra de la propiedad intelectual no solo para los denominados "bienes culturales", sino para cualquier otra especie de propiedad que no tenga un sustrato material. Únicamente en el caso de las patentes médicas tengo alguna duda, y es que considero que en caso de levantar tales patentes habría que reformar la Organización Mundial de la Salud dotándola de los recursos suficientes como para poder afrontar las investigaciones que sean precisas, así como de los mecanismos de control necesarios para poder canalizar adecuadamente tales recursos. Mientras no se resuelva ese problema no sería partidario de levantar tal tipo de patentes.

Y aprovecho la ocasión para felicitar a Rajoy por la primera ocasión en esta legislatura en la que dice algo que me gusta, al oponerse a ese impuesto finalista llamado "canon digital".

7 comentarios:

Picaud23 dijo...

Lo del canón digital es una aberración,se han pasado por el forro 1.500.000 de firmas entre las que se encontraba la mia para apoyar a una organización privada que creo no supera los 80.000 y darles a unos tíos nuestro dinero para que sigán cobrando por no hacer nada y lo que hacen muy de vez en cuando supera la mediocridad.
Es una organización la Sgae de la que no se sabe nada ni como reparten el dinero de todos entre los artistas ni en que lo utilizan.
Eso si se dedican a perseguir a los hosteleros para que paguen por poner música en las bodas o conciertos beneficos en una actitud casi mafiosa que le permiten los poderes públicos.
Hasta lo lunnis han apoyado el canon digital,con eso está todo dicho utilizando personajes que alinean a los niños para la causa.

Picaud23 dijo...

http://www.libertaddigital.com/noticias/kw/canon/canon_digital/sgae/kw/noticia_1276320111.html

Más sobre este asunto.

irichc dijo...

Todo el copyleft se basa en la siguiente falacia: confundir los medios de reproducción con los de producción.

Herodoto dijo...

El copyright se basa en la falacia de que lo creado solo puede ser creado una vez (lo producido solo puede ser producido una vez, usando tu terminología).

irichc dijo...

No es una falacia, es esencialmente verdad: el acto de creación es único. Cualquiera que haya creado y que no se llame Ignacio Escolar, ni sea un puerco, lo sabe. El arte destinado a la contemplación no es un proceso colectivo como lo sería la construcción de un motor, sino el resultado del esfuerzo de un individuo solo.

Herodoto dijo...

La construcción de un motor es un proceso tan protegido por el copyright como la producción artística. ¿He de entender entonces que tu defensa de la propiedad intelectual se limíta únicamente a la creación artística?

Herodoto dijo...

Digo en mi artículo:

Cuando los griegos escribían sus libros de historia, filosofía, tragedias,... sencillamente el concepto de "propiedad intelectual" no existía. Tampoco durante la época romana ni en la edad media, hasta donde yo sé.

Pues bien, me hacen notar que tal concepto sí existió al menos en la época romana. He aquí ciertos textos de Marco Valerio Marcial, del s. I:

Corre el rumor de que tú, Fidentino, le recitas mis
libritos a la gente como si fueran tuyos.
Si quieres que se diga que son míos, te enviaré gratis los poemas:
si quieres que se diga que son tuyos, cómpralos para que no sean míos.

---

Me instas, Quinto, a que te regale mis libritos.
No los tengo, pero los tiene el librero Trifonte.
"¿En mi sano juicio daré dinero por bagatelas y compraré tus
poesías? No voy a hacer el primo", me dices. Tampoco yo.

---

Aunque bien podrías estar harto con este libro tan largo,
todavía, lector, andas pidiéndome alguna que otra estrofa.
Pero Lupo sus intereses y mis criados su ración me reclaman.
Lector, paga. ¿Callas y disimulas? ¡Vete a paseo entonces!

---

Te equivocas, codicioso ladrón de mis libros,
tú que crees que puedes convertirte en poeta
por lo mismo que cuesta la tinta o un trozo de papiro barato:
no se consigue un ¡bravo! por seis o por diez monedas.
Busca poemas inéditos y trabajos sin rematar
que sólo conoce una persona y que sellados en estuche
guarda el propio padre de la hoja virgen,
a la qe no ha afeado al rozarla con su duro mentón.
Cambiar de autor no puede un libro conocido;
pero si hay alguno con los bordes aún sin pulir
y sin adornar con el cepo o el pergarmino,
hazte con él; de ésos tengo y nadie lo sabrá.
Quien recita lo ajeno y pretende la fama
no debe comprar un libro sino el silencio.

---

¿Gracias a mis versos te crees, Fidentino,
que eres poeta y pretendes que así se te considere?
Así es como a Egle le parece que tiene dientes,
con los postizos de marfil que se ha comprado;
así Licoris, que es más negra que una mora madura,
se gusta a sí misma llena de polvos blancos.
Y tú, por la misma razón por la que eres poeta,
si fueras calvo tendrías melena.

Creo que son bastante elocuentes.