martes, 18 de marzo de 2008

Lunes Santo

A punto estuvieron ayer las procesiones de ser suspendidas por el mal tiempo. Las previsiones del Instituto Nacional de Meteorología eran sombrías. Afortunadamente al final, la suerte (o la Providencia) tuvo a bien que ambas pudieran desfilar por las calles zamoranas. Así, a las 8 y media, partió la Hermandad de Jesús en su Tercera Caída, formada en 1942 con la intención de congregar en su seno a los excombatientes de la Guerra Civil. Esta Hermandad tampoco tiene listas de espera para su ingreso, y está formada por 1340 hermanos.

Visten los hermanos con túnica y caperuza de raso blanco y capa de raso negro. Llevan también una medalla y portan en mano un hachón rematado en un farol con vela.



Las dos primeras figuras llevadas en andas por varios hermanos son una gigante cruz de espinas y un crucifijo, instrumentos de tortura del Señor, cada una de las cuales va seguida por una banda de música. Pero hay que esperar a la tercera gran figura para ver el primero de los tres pasos: La despedida.


(Enrique Aniano Pérez Comendador, 1957)

Pero es probablemente el segundo el más emocionante de todos: Jesús en su tercera caída


(Quintín de Torre Berástegui, 1947)

Es de notar que este paso sustituyó en 1947 a "La Caída", con la que procesionaban hasta ese año.

Cierra esta procesión el último paso, la "Virgen de la Amargura".


Ya a las 12 de la noche, y también pendiente de las lluvias, comenzó la segunda procesión, la de la Hermandad Penitencial del Stmo. Cristo de la Buena Muerte. Una de las más recientes (1975) y sin embargo tremendamente emotiva. A diferencia de procesiones anteriores ésta fue recibida con gran solemnidad por la mayor parte del público que nos encontrábamos allí. Está formada por 378 hermanos y un solo paso. Para entrar en ella es necesario ingresar antes en una lista de espera. Hay 600 aspirantes, permitiéndose la entrada a 10 de ellos al año hasta que se complete la cifra de 500.


Abre la procesión un hermano con la indumentaria habitual de esta Cofradía (Túnica y cogulla de estameña blanca con una faja de arpillera) y portando un crucifijo. El resto de hermanos portan antorchas ocres de unos 60 cm.



Otros crucifijos de diversos tamaños son también portados por uno o dos hermanos



Aparte de estos crucifijos y algunos pendones, la figura principal de la procesión es el Cristo de la Buena Muerte, hermosa escultura en madera policromada que representa un cristo crucificado y que se cree del s. XVI.



Un momento digno de destacar es cuando los hermanos paran en la Plaza de Santa Lucía, donde entonan el cántico "Jerusalem, Jerusalem", escrita en 1983 por el maestro Manzano, una especie de himno de la Hermandad.

Hoy, si la climatología lo permite, desfilarán la Cofradía de Jesús del Vía Crucis y la Hermandad Penitencial de las Siete Palabras. Pero sobre eso ya os hablaré mañana.

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Herodoto, no entiendo este rayazo tuyo con la Semana Santa. Pero espero que Cristo resucite de una vez por todas para ver si esto nos lleva a alguna parte.
Esto me recuerda que cada vez queda menos para que vuelva a ser Navidad :S
Saludos a todos!
Skandia

Picaud23 dijo...

Es que los odia tanto,que no puede dejar de hablar de ellos.

Herodoto dijo...

Skandia, pronto morirá Jesús en la cruz, pero no esperes por mi parte alguna conclusión al respecto. Sí escribiré al final un epílogo, pero que nadie busque en él juicio de valor de ningún tipo.

Picaud, tal vez tengas parte razón y quienes hablan mucho de algunos (cristianos, fachas, progres da igual) sea porque los odian. Pero no es mi caso. Yo no odio a los cristianos, no me creo tan absurdo. Es imposible pues que algo en mis escritos aquí pueda traslucir tal odio.

Precisamente en este post he hablado de la Hermandad Penitencial del Stmo. Cristo de la Buena Muerte, de cuya procesión no puedo decir más que me ha gustado mucho, con diferencia la que más de las que hasta ahora han desfilado. Espero que el tiempo lo permita y puedan salir todas, no es nada común.