miércoles, 21 de mayo de 2008

Carl Sagan. Sobre la verdad y el fanatismo

Creo que nos matamos unos a otros, o amenazamos con matarnos unos a otros, en parte porque tenemos miedo de no llegar a saber la verdad, de que alguien con una doctrina diferente pueda aproximarse más a ella. Nuestra historia es en parte una batalla a muerte entre mitos enfrentados. Si no puedo convencerte, te mato. Eso te hará cambiar de idea. Eres una amenaza para mi versión de la verdad, especialmente la verdad sobre quién soy yo y cuál es mi naturaleza. La idea de que pueda haber dedicado mi vida a una mentira, de que pueda haber aceptado una idea convencional que ya no se corresponde, si es que alguna vez lo hizo, a la realidad externa, es una constatación muy dolorosa. Mi tendencia será resistirme a ella hasta el final. Estoy dispuesto a hacer lo que sea para no llegar a descubrir que la visión del mundo a la que he dedicado mi vida no es la correcta.

6 comentarios:

Montag dijo...

Bellísimas palabras, sí señor. Pronunciándolas ante cualquier auditorio, y aunque sea por boca ajena, siempre queda uno como un hombre con la mente abierta. Siempre se queda requetebién con Sagan y Habermas y demás ponzoña aunque luego uno no predique mucho con el ejemplo que muestra. De hecho Sagan nunca puso en práctica tan sabias palabras. No lo hizo a pesar de que aquella teoría que tenía, conocida como "teoría del invierno nuclear", resultase ser una falacia. A pesar de ello: jamás rectificó.

Cierto es que el señor Sagan fue un extraordinario divulgador de la ciencia. Pero fue un divulgador que, salvo por su muy acotado conocimiento científico, carecía de parámetros para entender el mundo en el que vivía y por ello se dejaba llevar por un pueril y bienpensante idealismo. Todavía recuerdo, y con el recuerdo todavía me espanto, como en la serie "Cosmos" mostraba el hombre una nave espacial con caracteres griegos para afirmar que si las polis griegas hubiesen prosperado ahora estaríamos habitando las estrellas. Tal cosa indica, sin lugar a dudas, el señor Sagan no está para lanzarnos monsergas sobre el espíritu humano o la esencia de la humanidad toda ya que no entiende casi nada del mundo en el que vive.

Y, amigo Herodoto, tampoco lo está un progre. Un señor que ha votado para presidente del gobierno a un elemento que está "más de acuerdo" con prohibir el castellano en determinados lares hispanos no está para hablar de cerrilidades propias o extrañas ni de realidades ni de nada de nada.

No está para hablar de Sagan, de la doxa y/o la episteme o de los dragones en el garaje que asegura guardar el necio vecino.

Simplemente, Herodoto, no está.

De propina te repetiré una vez más que verdad es correspondencia entre pensamiento y realidad. Del análisis de esa realidad, de la consecución de la verdad, se encarga la razón. Y cuando la razón no puede: llega la opinión.

En las opiniones se puede (se puede aunque muchas veces no se debe) ser flexible. No ocurre así con las razones, donde no cabe flexibilidad alguna al estar acotadas por la estructura lógico-racional de la realidad.

Esto es: o son verdad o son mentira. Y eso lo podemos saber ya que de otro modo no serían razones.

Corolario: quien cree que todo es opinable no es Homo Sapiens. Gianni Vattimo, amigo Herodoto, de loco que está ha descendido hasta el simio.

Pero toda esta farfolla es secundaria. Yo, con esta réplica, pretendía introducir una cosita que os quería contar tiempo ha pero para la que no me apetecía escribir un post...

Esa cosa es: al barbas, al Arriola y al topo con cara de topo los va a votar la madre que los parió.

He dicho.

Herodoto dijo...

Yo no necesito quedar como un hombre de mente abierta. Yo soy un hombre de mente abierta.

Y la verdad, la diga Agamenón o su porquero, sigue siendo verdad. No creo que Sagan tenga ningún problema con esto, pues, que yo sepa, jamás negó la existencia de la verdad. No lo hace, al menos, en el texto que acabo de colgar.

Lamento por otro lado tu decepción con el barbas. Conozco a varias personas que en casos parecidos al tuyo están decantando sus simpatías por UPD.

Herodoto dijo...

Se me olvidaba. No sabía lo de Sagan diciendo que de haber prosperado las polis griegas estaríamos ya poblando las estrellas. Tras pensar sobre ello, opino que tenía razón.

Montag dijo...

De haber prosperado las polis griegas a lo mejor estaríamos poblando las estrellas o, a lo peor, cuatro quintas partes de la población mundial serían esclavos como ocurría en la Atenas de Pericles.

Las polis griegas, Herodoto, ya no existen por algo. Y ese algo es una causa MATERIAL.

Al respecto de la negación de la verdad decirte que yo no afirmo que Sagan niegue su existencia. Yo afirmo que Sagan negó cual Pedro que su teoría sobre el invierno nuclear (suya y de Richard Turco) fuese falsa.

Y era falsa pues se demostró falsa. De hecho Sagan predijo una hambruna mundial por las partículas emitidas a la atmósfera debido al incendio de los pozos kuwaities durante la primera guerra de Irak. Hambruno que no se llegó a producir. No rectificó jamás que yo sepa.

Lo que pretendo decirte, Herodoto, es que en este mundo de relativismo y de pensamiento débil cambiar de opinión parece ser toda una virtud cuando realmente no lo es.

También quiero decirte que todos aquellos que aseguran tener la mente abierta, que afirman todo es discutible, son curiosamente los más sectarios con abismal diferencia.

Pero con diferencia, pues poseen una fe inconmovible basada en unas extrañísimas metafísicas impermeables a la razón. Para ellos esa fe, ese catecismo inmundo, es como la perfecta sublimación del espíritu humano y por tanto resulta indiscutible.

Predican una cosa mientras hacen exactamente, pero exactamente, la contraria.

Un saludo.

P.D.

"La poligamia es la manifestación de un drama a erradicar"

(Una señora con la mente muy muy abierta)

Montag dijo...

Al respecto de lo que me cuentas sobre UpD decirte que ya conoces a otro más: yo.

De hecho abajo un señor de alias pagarball muestra un desencanto parecido al mío.

Y yo me pregunto: ¿de dónde sacan los Arriolistas que hacer de mamporreros de la izquierda y/o nacionalistas les va a dar votos?.

No me lo explico, la verdad.

zprisima dijo...

Creo que Sagan tuvo dos épocas bien diferenciadas. La época en la que era un cientifico respetado y cercano a la divulgación para todos de los misterios de la ciencia y el universo(de agradecer). Y una etapa fina de cierto acomodo en la que se dejó llevar por las modas.

De todas formas, confieso haber sido un seguidor de su serie "Cosmos". Me encantaba.