martes, 9 de marzo de 2010

Manifiesto kurtural en apoyo a Willy Toledo


Desde que Gramsci escribió sobre la consecución de una hegemonía cultural requisito indispensable para el cambio de valores que conllevaría el advenimiento del socialismo, muchos han sido los tontos útiles (Lenin dixit) que se han puesto a cacarear propaganda o a disculpar a dictadores colorados. Otrora el llamado poder cultural estaba conformado por intelectuales con bastante talento para la literatura o la ciencia, mientras que ahora los autoproclamados intelectuales son unos mastuerzos iletrados que válgame el Cristo laico...

Les comento esto por el surrealista manifiesto que los abajofirmantes de costumbre, los mismos que un día son pacifistas fundamentalistas y al día siguiente justifican la represión castrista, han pergeñado a favor de Willy Toledo.

Uno puede entender que tan ágrafas gentes pretendan matar simbólicamente al estricto padre identificando el poder que sobre ellos ejerció con el orden establecido en las democracias liberales. También se puede entender que, como son algo bobos, no posean una mínima capacidad de análisis de la realidad en la que viven. Uno puede entender que la estupidez es muy cruel con quien la padece, pero lo que no se puede comprender de ninguna manera, ya que no tiene explicación posible, es que esos señores se proclamen portavoces de la cultura toda. Y es que me sorprendería mucho, tirando a muchísimo, que la mitad de los habituales firmantes de los manifiestos procomunistas adornados siempre con las palabras "cultura" o "intelectuales" tuviesen siquiera acabado el BUP.

Pero fíjense en lo que cuentan los paladines de Castro y de la neurona en su delirante manifiesto...

"Política es todo aquello que concierne a la convivencia: cómo nos organizamos para vivir juntos y, a ser posible, en paz"

A ser posible en paz...

"Consideramos que nuestro compañero Guillermo Toledo ha sido objeto de una reacción agresiva y desproporcionada en los medios de comunicación por ejercer el derecho ciudadano a participar públicamente del debate político. Derecho que ha de prevalecer se esté o no de acuerdo con las opiniones que se expresen."

El kamarada Willy tuvo una reacción agresiva, desporporcionada e inmunda cuando calificó como 'preso común' a un disidente y como 'terroristas' a los opositores a Castro. Y aquí nadie ha limitado su derecho a la libertad de expresión. Tan es así que el hombre sigue rebuznando sandeces sin freno alguno. Lo único que ha ocurrido es que los medios se han limitado a ejercitar esa misma libertad de expresión al calificar las palabras de Toledo. Y eso es algo que a Toledo, y también a sus amiguetes, no les gusta nada pues les jode la propaganda y les hace quedar como unos miserables.

"Creemos que desde una parte considerable de los medios de comunicación existe un mensaje permanente de rechazo a la implicación política de los ciudadanos que trabajan en el mundo de la cultura"

Cultura es todo conocimiento que se transmite de forma social. He ahí lo que entiende por cultura la antropología: la información adquirida socialmente. Por esto un fontanero o un ingeniero participan más de ese ente abstracto llamado 'mundo de la cultura' que cualquiera de esos iletrados.

"La cultura es, en gran parte, el aprendizaje de la convivencia."

¿Cómo era...? ¡Ah sí! A ser posible en paz...

"El cine, el teatro, cualquier trabajo creativo, busca, entre otras cosas, reflexionar sobre los conflictos humanos, en las relaciones personales y sociales"

¡Vaya! Nos han salido discípulos de Aristóteles los actorzuelos lameculos de Castro...

No, vuestro cine exalta lo más retorcido del espíritu humano. Pretende pasar por normal la anormalidad expulsando Pensamiento Débil a chorros. Tanto es así que, los actores españoles, hoy, sólo bordan los papeles de chulos de arrabal, psicópatas, o gilipollas.

Aunque muchas veces el papel con el que nos abstraen en profundas reflexiones sobre lo humano y divino consiste en un chulo de arrabal que además es psicópata y algo gilipollas.

-Birlo luego existo


"Hacemos una llamada a todos -y a nosotros, los primeros- para intentar recuperar un lenguaje que nos sirva para entendernos, un lenguaje despojado de violencia, que se sustente en los hechos y no en los juicios personales, un lenguaje riguroso y basado en la buena fe..."

Las insidias a un muerto son insidias 'de buena fe'; calificar a la disidencia cubana en bloque como 'terrorista' se 'sustenta en los hechos'...

Lo dicho: chulos, psicópatas y muy, pero que muy, gilipollas.